marzo 14 2017 0comment

Los 6 hábitos de escucha más negativos en un líder

Ningún líder es perfecto, pero hay algunos hábitos que cualquiera debería de trabajar de su vida. Por ejemplo, el de no saber escuchar a tus compañeros de trabajo, porque no hay peor jefe o jefa que la que no toma en cuenta las opiniones de su equipo.

A veces se puede pretender escuchar, pero ciertos comportamientos al hacerlo revelan que las intenciones son otras. Todos y todas hemos cometido el error de no escuchar, u otros lo han cometido con nosotros.

¿Te parecen conocidos? Estos hábitos son negativos en cualquier líder y es necesario eliminarlos de raíz. Sin embargo, no podremos saber cómo hacerlo si no reconocemos el tipo de hábito que posee la persona.

Les compartimos los 6 hábitos más negativos al momento de “escuchar”:

1- Impostor/a

Hace contacto visual, asienta, parece que escucha, pero su mente está en otra parte.

Es una persona que pretende escucharte, cuando realmente no lo hace. Actúa de forma con sus trabajadores, pero al momento de tomar acciones deja de un lado la opinión de los demás. Desea quedar como el o la mejor jefa, pero a costa de “mentiras piadosas” que terminan al descubierto y afectan el ambiente laboral.

2- Todologo

Siempre interpreta lo que oye. Juzga y trata de acomodar las palabras a su propio esquema. No pregunta sobre las emociones conectadas al mensaje.

Es una persona ansiosa por corregirte, no cree que puedan darle una mejor opinión, porque está convencida de saberlo todo. Sin importar cuántos argumentos le des, esta persona los ignora y solo aprovecha el momento para darte una lección de vida. Los colaboradores se sienten intimidados y prefieren callar antes de ser atacados con un discurso académico.

3- Consejero/a

Puede sonar algo positivo, pero las personas que saben escuchar no deben pensar que entienden a la perfección lo que la otra persona está pasando. Este hábito se caracteriza por un alto compromiso en ayudar, pero sin tratar de comprender al otro/a. Se siente salvador de los demás, sin embargo, hace más daño al hablar de más sin reconocer debidamente el problema.

4- Yoista

Lo que oye lo acomoda para decir lo que le pasó a él o ella. “Eso no es nada, a mi me pasó…; Recuerdo cuando yo estaba en …”

¡Primero YO, segundo YO y por último YO! Esta persona no dejará que otros tengan más atención, lo que lo convierte en un pésimo escucha. Al hablar con su equipo, todo tema terminará girando en torno a sus problemas o fortalezas. Tiene la necesidad de desprestigiar a los de más solo por relucir, y nunca le dará importancia a otra persona.

5- Refutador

Usa las palabras del otro para refutar. Es negativo y trata de demostrar que el otro está equivocado.

Este personaje está listo con un argumento sin antes conocer lo que vas a decir, es como un medium de conversaciones. Sin importar el tema del que se hable, habrá algo en lo que está en desacuerdo, su necesidad por refutar las opiniones de los demás es más grande que el interés común por llegar a un acuerdo.

6- Interruptor

No deja terminar al otro, no hace preguntas clarificadoras para obtener mayor información. Está lleno de ansiedad para decir lo suyo.

– Estoy teniendo un problema, es que…
– Por favor te pido brevedad
– Sí, como les decía ayer tuve que…
– ¿Tiene que ver con un cliente?

¿Estás pensando en alguien? Todos nos hemos encontrado con este tipo de personas o incluso, hemos sido nosotros mismos. No tratemos de demostrar autoridad de un forma intrusiva, se debe inspirar respeto y no miedo para así tener lo mejor de los involucrado.

Lo bueno de reconocer qué hábitos negativos se poseen, es que será mucho más fácil corregirlos. Saber escuchar repercutirá de forma positiva en la vida personal y profesional, por ello es tan importante aprender a hacerlo.

Una buena escucha se resume a demostrar empatía y respeto hacia la otra persona, lo que tendrá resultados increíbles al momento de encontrar soluciones a grandes problemas o resolver conflictos dentro de grupos.

centrodellider

Write a Reply or Comment