septiembre 27 2017 0comment
ansiedad, creatividad, solicitudes, atención plena, respiración, minfullness

¿Sos una persona ansiosa? ¡Sacale provecho!

Terror a que llegue esa reunión en la que te corresponde hablar de los estados de cuentas; enfrentar a ese cliente temible, que aunque representa mayores ingresos para tu empresa, también es tu mayor demanda; o simplemente dar una presentación en un auditorio. Esas pueden ser situaciones que desatan sensaciones y emociones poco agradables.

Algunos le llaman “los efectos de estar bajo presión”, pero otros han aprendido a convivir con ella y la conocen en sobre manera: La ansiedad.  Es una fiel y casi eterna compañera que puede arrastrarte hacia lo más oscuro e inmovilizarte para que no hagás nada, o por el contrario: Puede ser tu compañera leal si la llevas a ver cómo descubrís nuevas habilidades en medio de la incertidumbre.

El filósofo Danés Kierkegaard fue más allá y además de encontrar en la ansiedad toda una ciencia por estudiar, la relacionó con la creatividad.

Podés entender lo que pasa en tu cuerpo y mente cuando te encontrés en situaciones que rayan más allá de lo convencional y rompan tu burbuja de confort, pero comprenderlo te debe dirigir hacia actividades que demanden de tu atención plena por crear nuevas cosas, de manera que la ansiedad se vuelva una espectadora y no la anfitriona de ese momento de tu vida.

Usando a favor la ansiedad

En la ansiedad, múltiples artistas han encontrado el refugio para escribir cada línea, crear composiciones musicales, organizar proyectos e incluso iniciar sesiones extenuantes que complacen al ver materializados los pensamientos.

«La ansiedad es el miedo ante lo indefinido, de modo que cuando nos encontramos en un momento de incertidumbre podemos sentir mareos, paralización a no saber cumplir el problema que se nos presenta. No obstante, esta ansiedad puede ser una gran maestra para el ser humano, de modo que si la orientamos adecuadamente podemos superar escollos que nos permitan obtener experiencias».

El mismo filósofo nos decía que la vida no necesita ser resulta, ni necesita de ofrenda nuestra atención a todas las peticiones que tiene esperando en fila. La vida se trata de una realidad que debe ser experimentada a consciencia para entender el orden de prioridades.

Ahora que lo sabés, ¿Qué vas hacer?, ¿Acomodarte con lo destructivo de la cotidianeidad o aprender a sacar provechos de esas emociones que te invaden?

Mientras meditás o encontrás algo quehacer cuando te agobie la ansiedad, te dejamos esta práctica de mindfulness para controlarla: Regular la respiración.

centrodellider

Write a Reply or Comment