enero 26 2018 0comment
administracion del tiempo

Decir que sí a todo solo te vuelve ineficiente

Pasadas las primeras semanas de enero ya algunos habrán enumerado sus proyectos y otros ya habrán desertado, pero hemos obviado algo tan importante que trasciende al hecho de tener motivación y un deseo genuino: Se trata de la administración del tiempo.

¿Han tenido la impresión de que los días duran menos? Los días en la oficina, familia o casa se vuelven como una carrera desleal. De un lado tenemos más pendientes por hacer y del otro hay menos tiempo para disponer por varios factores que nos van robando las oportunidades; un ejemplo claro es el tráfico en horas picos, o la cantidad absurda de responsabilidades que asumimos, pensando muy optimistas que podemos con ellos en un solo momento.

Sin embargo, no nos vamos a centrar en los problemas sino en las soluciones. Lo primero es que debemos mentalizar que PARA TODO HAY TIEMPO y “Se trata de Priorizar” como ya lo mencionaba la bloguera en finanzas personales Elaine Miranda. “Mi coaching con Jose Bolaños me tiene con más tiempo que los últimos 2 años”, contó en su Instagram.

Entonces ¿Qué priorizamos? El tema de priorizar está ligado a los “Sí” y “No” que respondemos a las solicitamos. Venimos de un pensamiento caducado donde el líder deberá decir a todo que sí puede, debe y quiere A TODO, porque de lo contrario estaría sugiriendo incapacidad o ineficiencia de su parte, cuando en realidad al aceptar muchas responsabilidades solo está acumulando mucho más trabajo del que debería y cumpliendo por obligación, no por compromiso.

Así que comer mientras trabajamos en la computadora no es buena alternativa, ni mucho menos una forma de optimizar el tiempo. Lo más probable es que con esa opción solo consigamos descuidar nuestro cuerpo, y a la vez estaremos dividiendo la atención sin dársela verdaderamente a ninguna de las tareas.

Los SÍ y los NO

El tiempo que asignamos a cada tarea está intimidante relacionado al manejo de la atención y la cantidad de proyectos que asumimos. Así que antes de responder que sí a todo, debemos recordar cuánto va demandar de nuestra energía, atención y capacidad de manejarnos de manera efectiva.

Las agendas son herramientas que nos ayudan a administrarnos mejor. Sí, pero creer que son la solución a nuestro caos de proyectos que se suman en nuestro timeline, es el más grande error. Entre menos cosas debamos atender, mejor va ser nuestro desempeño. ¡Garantizado!

Asumir tantas responsabilidades como nos quieran asignar es estarse limitando sin darte cuenta. Al final te deberías preguntar ¿Cuántos proyectos son motivo de orgullo? O ¿Solo cumpliste con ellos por salir del paso?

 

centrodellider

Write a Reply or Comment