enero 26 2018 0comment

Esta es la mejor inversión que podés hacer en tu vida

Hace unos días hablábamos de los proyectos personales y la administración del tiempo. Hablar de proyectos también está ligado a la inversión, y por iniciar el año y estar cargados de energías, buscamos la mínima oportunidad para usarlas de manera pro activa.

Los proyectos más comunes están -casi siempre- vinculados a la inversión en proyectos que generan riqueza, sin embargo ¿Con cuánta regularidad invertís en vos mismo? Y no solo nos referimos a la inversión en educación que te han llevado a dirigir empresas, negocios, familias y proyectos personales, nos referimos a algo más integral: El desarrollo personal y la gestión estratégica del ser humano.

Si han visto la película Limitless protagonizada por Bradley Cooper se darán una idea a qué nos referimos con gestión estratégica. Aunque el protagonista hace uso del 100% de su cerebro al consumir una droga, nosotros creemos que es posible sacar el máximo provecho de todas nuestras capacidades, siempre y cuando nos estemos entrenando para ello.

Por ejemplo:

En Centro del Líder creemos que un líder debe ser aquel que establezca una rutina que no solo nutra su cuerpo, sino también su mente. Porque cuando tu cuerpo no responde, tu mente sale a la defensa y se pone al frente para mostrar que el “no puedo” no es un hecho, sino una decisión.

Entonces ¿Cómo entrenamos la mente? Entrenar la mente también es una decisión porque con herramientas como la auto observación o la meditación, podés ser más consciente de cómo actuar por cada solicitud que demanda tu atención.

Una vez que te observás en tu día a día también te das cuenta de cuán útil podés ser para vos mismo y también para los demás. Entonces el compromiso personal que asumiste ya se vuelve un compromiso más colectivo. La motivación fue el primer paso para hacer un cambio en tu vida, y ese primer paso no se ausenta en tu avance, por el contrario, la motivación solo cambia de intención para residir.

Para vivir un proceso de cambio es necesario:

  1. Definir lo que querés integrar en tus hábitos o rutina.
  2. Entender cuáles herramientas o medios te van a facilitar el cumplimiento
  3. Batallar día a día aunque el pensamiento negativo o la deserción intenten convencerte de dejarlo.
  4. Nunca parar.

Antes de finalizar te volvemos a recordar que el fortalecimiento empieza por la mente. Con la mente y la voluntad se logran romper barreras físicas.

Ahora que sabés las pautas iniciales para empezar a gestionarte a vos mismo, contanos ¿Cuál es la próxima inversión que vas hacer? 😉

centrodellider

Write a Reply or Comment