febrero 20 2018 0comment

Razones para creer que no estás viviendo ahora

La existencia es inapelable si ustedes están convencidos de que están vivos, pero me gustaría que se pregunten a sí mismos ¿Están viviendo? Como su respuesta será un rotundo “sí”, sin ánimos de contradecirles les invito a que repasemos los pasajes de una película y al final de este artículo nos cuenten si su respuesta sigue siendo la misma.

El Guerrero pacífico. Es una película fácil de encontrar y aparentemente narra la historia de un valiente gimnasta que destacó pese a las adversidades. Vamos a usar algunas anécdotas de esta película para saber si estamos viviendo, porque es más fácil entender la situación y señalar las fallas cuando son de las otras personas.

¿Sacar la basura?

Podría ser la reflexión más evidente de la película. ¿Recordás con cuánta frecuencia sacás la basura? Y no a la basura de tu casa o la papelera de la oficina. Nos referimos a la basura mental que te hace estar pensando en que debiste salir 10 minutos antes de tu casa para lidiar con el tráfico y llegar puntual al trabajo, o las ansias que te atacan pensando en la próxima reunión. Todo ese ruido mental en lugar de estar en el momento, viviendo, hablando y dándole la atención a tu compañera de trabajo que te saluda mientras se sirven café en la cocina.

Las personas no son lo que son, solo creen serlo.

 

Sacar la basura para estar presente en este momento es sentir el frío del aire acondicionado en tus dedos y el cuchicheo de tus compañeros de trabajo de fondo. Es saber que estás respirando siempre y que tu posición sobre la silla es o -talvés- no es la más favorable.

Recordá que solo existe el ahora, el presente.

¿Sos feliz?

Es una de las preguntas principales que hace dudar a Dann Millman, el personaje principal de la película. Dice ser feliz porque tiene dinero, estudios y es un buen gimnasta, entonces su mentor pregunta nuevamente si es feliz. Sin esos elementos materiales su felicidad se habría esfumado. Lo que nos da pie a explicar que la búsqueda de la felicidad se vuelve inalcanzable porque la felicidad no es compatible con la búsqueda: Es evasiva.

“Si la buscas no la encuentras”. Ser feliz en cierto momento no es volver al pasado, no es rebuscar en los recuerdos que fueron demasiado buenos y especiales. Parte de la felicidad es dejar ir el pasado, porque está atrás, ya pasó, por muy bueno que haya sido. La felicidad no está en el pasado y eso no te garantizar que la vas hallar en el presente, sino que te da la oportunidad de vivirla ahora y en nada más que este momento.

Elegir entre ser una víctima o lo otro

Dann sufre un accidente que lo imposibilita a seguir con su “prometedora” carrera de gimnasta y clasificar en la selección nacional. Esta parte nos enseña a lidiar con los imprevistos, los que siempre existir. La vida no es lineal ni mucho menos predecible. Si no contabas con quedar temporalmente inválido y sin poder usar tus piernas para la gimnasia durante toda tu vida ¿Significa que se terminó todo? Y no. Por muy malas o buenas que sean las circunstancias debemos estar consciente cuál es el curso que deben tomar en este momento y no después. Además de elegir entre colocarnos en el papel de víctima que se lamenta o en el que se propone hacer cualquier cosa sin importar. Ahora recordá ¿Cuál es tu papel en las adversidades?

“Nunca serás mejor, de la misma manera que no serás peor que el resto.”

Ni somos lo que pensamos y peor aún, a veces no pensamos lo que somos. El ego se antepone cuando ya has conseguido una destacada carrera con un jugoso salario y una posición estratégica, pero ¿Qué sigue? No sigue nada, sigue despertarte y comprender que todo lo que hagás ahora es lo que resta a tu ciclo de vida y por tanto pensar que somos mejores o peores que los demás es restar energías que podríamos redirigir a las cosas que nos hacen sentir bien, enfocados y satisfechos con nadie más que nosotros mismos.

“Solo tienes el presente”

Ese informe que no hiciste hoy, te va privar de otro momento porque solo existe el ahora, el presente. Hacé lo que debás hacer en el momento que debe ser sin postergar y verás que si verdaderamente estás viviendo.

Hacé de un miércoles “el lunes” para empezar a correr. Hacé de las 5 de la mañana tu hora de despertarte con intención y no pos pongás la alarma. Hacé de la cena con tu familia el espacio para dedicar a nadie más que a tu familia sin mirar el teléfono o con el televisor prendido.

El presente es eso. Vivir es eso. Ahora nos gustaría saber ¿Realmente estás viviendo?

Bonus: Te recomendamos este libro para interiorizar estas enseñanzas.

centrodellider

Write a Reply or Comment