febrero 23 2016 0comment

Maestría Personal, Elemento Esencial del Líder

“Tu capacidad para liderar a otros está altamente comprometida si no eres capaz de liderarte a ti mismo.”

-Richard Barrett

Richard Barrett en su libro “Evolutionary Coaching” nos dice que el propósito de la maestría personal es lograr una estabilidad interna y armonía externa.

Peter Senge en su libro “La quinta Disciplina” propone que la maestría personal es la disciplina de aprendizaje y crecimiento personal continuo. Pero va más allá y plantea que no se refiere al aprendizaje tradicional de acumulación de conocimiento e información. Se refiere a elevar nuestra capacidad para generar los resultados que estamos deseando en las diferentes áreas de nuestras vidas.

Maestria Personal es el arte de saber manejarnos y gestionarnos en relación a nuestros compromisos para continuamente ser más efectivos respondiendo a ellos.

Maestria personal se traduce en asumir responsabilidad de nosotros mismos de manera integral, apropiarnos de nuestra forma de ser y aprender a transformarla continuamente para ser más efectivos navegando las complejidades de nuestro entorno.

Significa ser plenamente dueños de nosotros mismos.
Para mí todo empezó cuando le dije a mi mentor “Quiero ser facilitador, quiero ayudar a otros a ser mejor”. Su respuesta me marco y se convirtió en el eje central de mi propio proceso de desarrollo personal y profesional, y en la premisa central del Centro Del Líder.

“Si quieres facilitarle la vida a otros primero debes aprender a facilitar tu propia vida.”
En ese momento asumí el compromiso de descubrir que significaba eso exactamente, “facilitar mi propia vida”, y cumplirlo.

A partir de ahí me vi inmerso en un proceso de desarrollo continuo, interactuando con diferentes mentores, conociendo distintas metodologías, adquiriendo nuevos conocimientos y aplicando lo aprendido en mi propia vida.

Descubrí que el desarrollo de maestría personal se vuelve una disciplina continua, para toda una vida, una forma de vivir la vida. También que está íntimamente ligada con nuestro desempeño, capacidad para generar resultados, vivir plenos y ser felices.

Es un arte que un líder debe dominar.

Para elevar nuestra maestría personal debemos desarrollo cuatro inteligencias esenciales e integrales:

1) Inteligencia emocional: la capacidad de reconocer y tomar consciencia de nuestras emociones en el momento presente y a raíz de esto tomar decisiones más sabias y acertadas según lo que es más importante para nosotros.

2) Inteligencia cognitiva: la capacidad para observar nuestras creencias y pensamientos de manera objetiva, reconocer si limitan nuestra efectividad y saber adoptar nuevas creencias y pensamientos que nos permitan ser más efectivos respondiendo a nuestros compromisos.

3) Inteligencia Somática: la capacidad para escuchar y reconocer la energía de nuestro cuerpo, el estado de nuestro sistema nervioso, la cual es la base de la intuición y esencial para guiar nuestras acciones y decisiones con mayor discernimiento.

4) Inteligencia espiritual: Quizás la más importante. Nuestra capacidad para relacionarnos con algo más grande que nosotros, una consciencia superior, un dios amoroso… poder salirnos de nosotros mismos y pensar de manera colectiva, reconocer nuestra conexión con todo y todos, tomar decisiones y acciones en pro de la colectividad… salirse del ego y vivir desde el alma. Se traduce en la capacidad para vivir según tu propósito sin temor.

La suma de estas cuatro inteligencias se convierte en una inteligencia total de nosotros mismos, de nuestro ser y nuestra forma de ser. Son la base para la maestría personal.
El líder, encaminado en su propio proceso de desarrollo, se convierte en una invitación para que los demás despierten y se encaminen en su propio proceso de desarrollo.

admin

Write a Reply or Comment